Boletín No 2 Brotes PPC 2017
Boletín No 1 Brotes PPC 2017
Boletín No 2 brotes de PPC 2016
Boletín No 1 brotes de PPC 2016
Boletín No 4 brotes de PPC 2015
Boletín No 3 brotes de PPC 2015
Boletín No 2 brotes de PPC 2015
Boletín No 1 brotes de PPC 2015
Boletín de seguimiento 1 brotes PPC 2014
Boletín Epidemiológico 2014

10 veces Colombia

 

(Editorial) ¡Entre 2014 y 2016 la producción de cerdos en China tuvo una disminución equivalente a casi diez veces la producción de Colombia!

Tuve la oportunidad de asistir como conferencista invitado al Quinto Foro Global de Porcicultura y Décimo Quinta Conferencia del Desarrollo de la Industria Porcícola China en la ciudad de Qingdao el pasado mes de mayo. A este gran evento además de los máximos representantes de la industria del gigante asiático, asistieron las autoridades del sector agropecuario y de la sanidad animal, y representantes del sector porcícola de EE UU, Canadá, Dinamarca, Inglaterra y Australia. Extrañamente no había ningún otro representante del sector porcícola latinoamericano. El evento, organizado por parte la CAAA (China Animal Agriculture Association), contó con interesantes discusiones sobre el futuro de la porcicultura en China y el mundo.

Son impresionantes las cifras presentadas por el gremio porcicultor chino. En los años 80 los chinos producían aproximadamente 200 millones de cerdos al año.

Después de tres décadas del ampliamente reconocido crecimiento de la economía del país, llegaron al récord de producir 725 millones de cabezas en el año 2014. Sin embargo, los últimos dos años presentaron una importante reducción equivalente a casi diez veces la producción de Colombia, llegando a 685 millones de cerdos beneficiados durante el 2016.

El número total de hembras de cría llegó a su punto más alto en el 2013 con 51,3 millones, pero bajó a 44,9 millones en el 2016. Por su parte el inventario más alto de animales se tenía registrado en el 2012 en 475 millones, bajando a 435 millones para el 2016. El gigante asiático, que en los últimos años contaba con más de la mitad de la producción mundial de cerdo, bajó la producción a 53 millones de toneladas (o el 48,5% de la producción mundial), cediendo más del 1,5% de la participación. Lo que resulta supremamente interesante, es que incluso disminuyendo de manera ostensible su producción el valor total en yuanes de la producción se incrementó en un 4,6%. La porcicultura es un área fundamental de la economía china representando el 12% del PIB agropecuario del país.

El impacto que genera la disminución en la producción en las importaciones de carne de cerdo de China es el tema más importante de la economía porcícola mundial. Las importaciones de cerdo a comienzos del milenio eran de aproximadamente 200 mil toneladas al año y se fueron incrementando hasta pasar el millón comenzando esta década y llegando a 1,6 millones de toneladas en el 2015. Sin embargo, el gran suceso mundial de la porcicultura es el incremento de un año a otro llegando 3,1 millones de toneladas de producto importado por parte de China en el 2016. ¡Se consumieron uno de cada 18 cerdos producidos en el resto del mundo! Esto no solamente está jalonando la mayor parte del crecimiento de la porcicultura mundial sino que también está lanzando un mensaje claro al mundo: hay que consolidar una estrategia frente a las oportunidades que ofrece el mercado chino.

¿Cuánto puede durar este auge de crecimiento en las importaciones chinas de cerdo?

Son varias las razones que han motivado la reducción en la producción porcícola china. Entre las principales están un fuerte ciclo de bajos precios y costos altos durante los últimos años luego de unos crecimientos poco programados, y el programa de reorganización geográfica de la porcicultura. China se ha dividido en zonas según la viabilidad de la producción y por medio de incentivos y reglamentaciones se espera trasladar buena parte de la porcicultura en los próximos años hacia aquellos lugares donde hay menos presión demográfica y urbanística. Este proceso que avanza rápidamente no solo ofrece años de proyecciones de crecimiento en las importaciones, sino que sugiere cambios estructurales en la producción china. De hecho, uno de los principales cambios de los últimos años es el crecimiento de los grandes productores y la salida de los pequeños. De 2007 a 2016, el inventario aportado por granjas pequeñas se redujo a la mitad. Por su parte desde hace 3 años el único segmento de productores que incrementa producción es el de aquellos que tienen más de 50 mil animales. Muy probablemente la eficiencia productiva de los chinos mejorará con esta transformación y con menos hembras de cría producirán más animales (hoy está cerca de los 15 gordos por hembra/año).

Todos los ojos están puestos en China. Nosotros, en la búsqueda de un desarrollo estratégico de la porcicultura, debemos seguir trabajando para acceder a este mercado y aprovechar las oportunidades que ofrece.