Boletín No 2 Brotes PPC 2017
Boletín No 1 Brotes PPC 2017
Boletín No 2 brotes de PPC 2016
Boletín No 1 brotes de PPC 2016
Boletín No 4 brotes de PPC 2015
Boletín No 3 brotes de PPC 2015
Boletín No 2 brotes de PPC 2015
Boletín No 1 brotes de PPC 2015
Boletín de seguimiento 1 brotes PPC 2014
Boletín Epidemiológico 2014

Se nos han dado nuevas e importantes oportunidades de negocio ganador Premios Porks

 

 

 

En 1994, por iniciativa del IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Cataluña), nacen en España los premios Porc D’or. Año a año, estos premios han representado el mejor escenario para premiar a los mejores productores de España medidos de manera objetiva, gracias a indicadores claros y una gran base de datos.

 

En Colombia se materializó esta propuesta y en julio de este año la Asociación Porkcolombia – Fondo Nacional de la Porcicultura llevó a cabo los Premios PORKS, un reconocimiento a la productividad, bioseguridad y sostenibilidad ambiental de las granjas porcícolas en Colombia.

 

Juan David Roldán, representante legal de Proccer S.A.S. y propietario de la granja Los Cerezales, se llevó la mejor distinción: Diamante Rosado. El equipo de Porkcolombia habló con él sobre su experiencia y lo que ha significado llevarse este reconocimiento.

 

“Estamos muy contentos”

 

“Ha sido muy gratificante sobre todo para los colaboradores porque ya no solo están trabajando en la empresa Proccer sino en la mejor granja de Colombia”. Con estas palabras, Roldan empezó contando lo que ha significado su participación en la primera versión de los Premios PORKS.

 

Reconoció que a partir del nombramiento y toda la publicidad que se le ha dado a los Premios, algunas empresas han manifestado su intención de trabajar con él en temas relacionados con infraestructura, mientras que otras empresas han buscado que esta granja sea proveedora de la mejor carne de cerdo.

 

Recientemente, Roldán tuvo la oportunidad de realizar una gira técnica en España conociendo de primera mano la porcicultura española. Este viaje fue un reconocimiento a los resultados productivos de su granja que lo llevaron a ganarse la estatuilla Diamante Rosado.

 

Durante su estadía, tuvo la oportunidad de asistir a los Premios Porc D’or. “Quedamos sorprendidos con la mejor granja de España que tiene el récord de 37.8 lechones por cerda/año. Nosotros vamos mejorando, pero creo que podemos llegar más lejos”, contó.

 

Y agregó que en el tema del tamaño de las granjas España era mucho más grande. Se habla de más o menos se habla de más o menos 2 millones de hembras y es un mercado donde el cerdo es el número 1 con un consumo per cápita de 50 kg.

 

“Estamos muy contentos con este premio. La nominación y luego la premiación se debe al trabajo con la gente, a la pasión, al empeño y a la perseverancia que le ponemos al negocio. También se debe a nuestros colaboradores que son fundamentales y al apoyo de nuestras familias”, dijo Roldán, agregando que mantener una política de mejoramiento continuo y un conocimiento de la medición del negocio es importante para lograr una sostenibilidad en el tiempo. 

 

La porcicultura, una pasión familiar

 

“Mi madre decía que el mejor juguete que yo tenía era ir y jugar con los cerdos”, contó Juan David Roldán, un porcicultor paisa con más de 25 años de experiencia en la industria de la carne de cerdo.

 

Desde hace 10 años constituyó la granja Los Cerezales, primero cebando, luego con 100 hembras y hoy día ya cuenta con 250. Tiene un equipo de trabajo de solo 9 personas, pero las suficientes para consolidar su granja como la mejor del país.

 

Su filosofía de trabajo es clara: apostarle a los colaboradores. “En los últimos años hemos crecido en infraestructura pero queremos que nuestros personal se sienta contento, orgulloso y motivado de trabajar aquí con nosotros”.

 

Este porcicultor es consciente de que en la industria de la carne del cerdo “o te transformas o te transforman. Nos ha tocado muchas épocas y muchos aprendizajes, pero gracias a la porcicultura hemos viajado, conocido, crecido, aprendido y hemos sufrido. Esto es lo que nos gusta y esta es nuestra pasión: la porcicultura”.

 

Roldán es un productor que reconoce que hay muchos retos, el tema de la asociatividad es primordial, por ejemplo. “Los porcicultores pequeños no van para ningún lado. Debemos asociarnos porque tenemos que crecer, sino lo hacemos quedaremos en desventaja en los diferentes ciclos del negocio, no me gusta llamarlos crisis sino ciclos”, apuntó.

 

Otro reto es producir siempre amigable con el medio ambiente y respetar la integridad del cerdo. “Sabemos que lo que nosotros le damos al cerdo en bienestar él lo devolverá en productividad”, concluyó.